27 feb. 2013

“Justicia” personalizada, 24 años de impunidad


·         Al mero Salinas Style, el nuevo gobierno priista da una muestra de su gran poderío
·         Detención de EEGordillo: un cambio de alfil necesario en el tablero
·         Advertencia priista a todo aquel que se le oponga

por Cristian Ángeles

Elba Esther Gordillo es uno de los muchos personajes mexicanos en el poder a los que se les puede enlistar un gran número de acusaciones, en el caso de La Maestra se podría comenzar con su responsabilidad en el asesinato del dirigente magisterial Misael Núñez Acosta, ocurrido en enero de 1981, siguiendo con los crímenes de secuestro y detenciones ilícitas efectuados desde los 80’s a la  fecha contra disidentes sindicales, las múltiples acusaciones de enriquecimiento ilícito, desvío de recursos sindicales, corrupción, uso del padrón magisterial como moneda de cambio para fines políticos y un largo etcétera de “detalles” que hasta hoy han sido, supuestamente, atendidos.

Ayer por la tarde Gordillo disfrutaba de su tarjeta de Neiman Marcus, hoy disfruta de su nuevo hogar en el Penal de Santa Martha Acatitla luego de ser detenida ayer 26 de febrero acusada por desvío de recursos. La pregunta aquí es si se le podría llamar a este suceso un verdadero acto de justicia nacional, o es más bien una especie de “justicia personalizada” evidentemente a favor del PRI y de sus intereses políticos. Con todo su currículum expuesto, resulta poco creíble que lo de Gordillo haya sido un acto honesto de justicia, de ser así, tendría que haber sucedido años atrás y otros muchos personajes públicos se encontrarían en las mismas situaciones, sólo bastaría abrir un expediente y señalar.

Es sabido que la líder sindical, mientras le convino, siempre estuvo al servicio del poder, ya sea con el PRI o con el PAN, inclusive se pudiera pensar que el poder que ejercía la lideresa fungía como una directriz en el gobierno federal y la lucha de poder, como lo fue en el 2006 cuando el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa ganó la presidencia de la república gracias al apoyo del SNTE comandado por EEGordillo y sus alianzas. Muchos llegamos a  pensar, y con gran razón, que después de 24 años en el poder, Elba Esther se había vuelto prácticamente intocable, hasta ahora que el partido que la vio nacer e hizo crecer la ha dejado abandonada.

Este abandono no es más que un cambio de alfil necesario en el tablero, el PRI ha dejado en claro que implantará grandes reformas a como dé lugar y a costa de quien sea, una de ellas es la reforma educativa promulgada el pasado 25 de febrero, a la que EEGordillo y el SNTE  se han opuesto abiertamente; la líder sindical le estorbaba a Peña Nieto y al PRI para lograr dicha reforma en la que pretenden implementar, entre otras cosas, la evaluación a maestros para su ingreso y permanencia. Al mero Salinas Style, el nuevo gobierno priista da una muestra de su gran poderío y, muy por debajo del agua, lanza una advertencia: todo aquel, quien quiera que sea, que se oponga a los deseos del nuevo gobierno, sufrirá las consecuencias y será aplastado como cucaracha por el dinosaurio autoritario.

Así que, la detención de Elba Esther Gordillo, más allá de darle credibilidad al sistema judicial mexicano, lo expone como un sistema que sanciona y castiga, no a quienes lo merecen, sino únicamente a quienes conviene, exhibiendo una legalidad al servicio del poder. Además de que deja abierto el telón para lo que pudiera pasar para asuntos tan delicados como la reforma energética o la de telecomunicaciones, ¿caerán más cabezas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entérate de las Letras Bastardas en: