24 feb. 2011

DEFINIENDO MODERNIDAD Y POSMODERNIDAD

Por Cristian Yakssel Angeles Alcántara

MODERNIDAD: La modernidad es un término atemporal, así que no se refiere a un periodo histórico. La modernidad es un período histórico que aparece, especialmente, en el norte de Europa, al final del siglo XVII y se cristaliza al final del siglo XVIII. Conlleva todas las connotaciones de la era de la ilustración, que está caracterizada por instituciones como el Estado-nación, y los aparatos administrativos modernos. Tiene, por lo menos, dos rasgos fundamentales que todos los teóricos enfatizan.

El primero es la auto-reflexidad. Giddens y Habermas quieren decir con esto que la modernidad es ese primer momento en la historia donde el conocimiento teórico, el conocimiento experto se retroalimenta sobre la sociedad para transformar, tanto a la sociedad como al conocimiento. Eso con la era de la información ha llegado a un nivel súper sofisticado. Las sociedades modernas, distinguiéndolas de las tradicionales, son aquellas sociedades que están constituidas y construidas, esencialmente, a partir de conocimiento teórico o conocimiento experto.

La segunda característica de la modernidad que Giddens enfatiza es la descontextualización, que es el despegar, arrancar la vida local de su contexto, y que la vida local cada vez es más producida por lo translocal. Por eso muchos movimientos sociales hablan de resituar la vida local en el lugar.
Cuando se habla de un desanclaje de la vida loca significa que el tiempo y el espacio se tornan difusos el tiempo se separa del espacio. Por ejemplo: en una sociedad pre-moderna, el campesino trabaja de día y duerme de noche, en una sociedad moderna se trabaja de día pero también hay productividad en la noche, eso es que se separa el tiempo del contexto espacial.

POSMODERNIDAD: Para entender mejor este concepto, es preciso ahondar en las características del mismo:

a) Diferencia
.....Quizás uno de los conceptos que más resaltan en este tema es el de la diferencia, entendida como una multiplicidad de identidades culturales o realidades que existen en nuestro planeta y que cobran voz a través de las comunicaciones haciéndonos partícipes de su existencia. Este reconocimiento de las diferencias genera una conciencia en nosotros mismos de que somos una entre muchas culturas. A esto podemos llamarlo pluralidad.
 

b) Pluralidad
.....La pluralidad, aunque es una idea muy similar a la idea de la diferencia, se distingue de ésta en que aquélla denota una cierta actitud ante la vida, una voluntad política que no se queda en la aceptación o reconocimiento de lo otro como diferente, sino que pretende una comunicación con esta alteridad , una coexistencia y voluntad para compartir un mundo en común. La pluralidad denota una multiplicidad de racionalidades: ya no se va a pensar en una razón universal unificadora sino en muchas racionalidades, y en muchas maneras de ver y vivir el mundo. El pobre, el homosexual, el negro o el indígena, el “diferente”, por decirlo así, es el principal protagonista de la posmodernidad. Éste es el principio de la pluralidad.
 
c) Relativismo
..... Al aceptar las diferencias y vivir en un mundo plural es inevitable caer en un relativismo; si no hay una razón unificadora de valores y conocimientos, lo que cada quien crea será válido según la cultura o la realidad en que se viva. Esto de alguna manera genera un vacío de ideales en el que no existe un modelo de perfección humana, un tipo ideal. El relativismo se opone así al universalismo, que plantea como tal una escala de valores universales que no tienen lugar en la sociedad plural.
 
d) Comunicación en masa
.....En palabras del filósofo Gianni Vattimo (uno de los pensadores más importantes de la posmodernidad), los medios de comunicación masiva son el principal factor de la sociedad posmoderna. Éstos han convertido al mundo en un lugar más complejo; se encargan de mostrar las diferentes realidades, las múltiples identidades en toda su individualidad y peculiaridad; pero también nos muestran irrealidades o, en otras palabras, realidades artificiales, a veces producto de la imaginación de todos aquellos que participan en y de estos medios.
.....En un mundo donde la comunicación rompe todas las fronteras, en donde podemos conocer a través del internet, el cine y la televisión, culturas y diferencias que en otros tiempos habrían sido impensables y ajenas a nuestra realidad, el sentido de la historia y de la razón se ve alterado de manera definitiva.

.....El reconocer la diferencia, en otras palabras, el hecho de reconocer en los otros lo que nos es ajeno, lo que no compartimos con una determinada cultura y manera de ver el mundo, nos afirma por un lado en nuestra identidad; es decir, en lo que sí somos (nuestro lenguaje, religión, costumbres, ideología, etcétera). Pero también nos pone a pensar acerca de todo lo que podríamos ser.
.....Las guerras de la era posmoderna se han caracterizado por ser guerras de civilizaciones, cuyo argumento es religioso, nacionalista, racista. Esto nos lleva a la última y, quizá, más importante de las características de la posmodernidad que es el vacío de ideologías.

e) Vacío de ideologías
.....Tal vez lo que más destaca de este fin de la modernidad o de la historia es que no hay ideologías. Como consecuencia del relativismo, de la pluralidad, del reconocimiento de la diferencia y de la comunicación en masa y del mundo en el que “todo se vale”, se acaban las ideologías (por lo menos en el sentido en el que estábamos acostumbrados en la modernidad): como un sistema ordenado de ideas. Donde surgen y tienen cabida muchas maneras de pensar se acaba lo que conocemos como mentalidad, es decir un conjunto de valores e ideas compartidas con un grupo de personas dentro de una sociedad.

**Hay comunidades rurales y poblaciones marginadas en donde no se puede, ni siquiera, hablar de modernidad porque ésta nunca ha llegado a ellos. ¿Cómo entonces podríamos hablar de posmodernidad? En cierto sentido parecería como si la posmodernidad fuera sólo un fenómeno de las grandes ciudades, o por lo menos de aquellos que tienen acceso a las telecomunicaciones. Sin embargo, podemos decir que la marginación y la pobreza, y en general todas las minorías, son de hecho el tema principal de la posmodernidad, donde son reconocidas como parte de una realidad global y ya no como la “periferia”. El pobre, el homosexual, el negro o el indígena, el “diferente”, por decirlo así, es el principal protagonista de la posmodernidad. Éste es el principio de la pluralidad.

FUENTES DE INFORMACIÒN                  
  • Fox, Jeremy, Chomsky and Globalisation, Cambridge, Ikon Books, 79 pp.
  • Lyotard, Jean Francois, La diferencia, 2ª edición, Barcelona, Gedisa, 223 pp.
  • Arturo Escobar 'Globalización, desarrollo y modernidad' Publicado en: Corporación Región, ed. Planeación, Participación y Desarrollo (Medellín: Corporación Región, 2002).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entérate de las Letras Bastardas en: